Wednesday 18th October 2017,
Turismo En Veracruz

El Carnaval, una muestra de que Veracruz sabe reír y cantar

El Carnaval, una muestra de que Veracruz sabe reír y cantar

* Con hoteles que registran lleno total, la fiesta carnestolenda se consolida como un epicentro de algarabía jarocha

En un ambiente colorido, bullicioso y marcado por una desbordante alegría, miles de veracruzanos y visitantes nacionales y extranjeros fueron testigos de la algarabía jarocha del Carnaval de Veracruz 2013, en su recorrido a lo largo del boulevard Manuel Ávila Camacho.

Familias que llegaron lo mismo en camión que en taxi o auto particular, descendieron a la calle, al pavimento que retumbaba con los primeros golpes de percusiones intermitentes de grupos que empezaban a congregarse; tomaban su sitio, se preparaban.

Hombres y mujeres de medios de comunicación llegaron con micrófonos, cámaras fotográficas y de video, a buscar a los protagonistas para obtener la información que genera el evento; un funcionario de turismo apenas y se ve entre un radial de brazos extendidos y disparos de los flashes.

Una turista con sombrero azul y bordes blancos narra su experiencia en el Carnaval a periodistas que la entrevistan. “Venimos seis, entre amigos y familiares, cada año venimos y siempre nos la pasamos bien… ah sí, los jarochos son hospitalarios; definitivamente sólo Veracruz es bello”, asevera con una voz que brota entre dos mejillas rojas, sudorosas, y eso que apenas son las 10 de la mañana.

La calle, una vía a seis carriles que serpentean junto al inigualable mar, es ahora un río de pelucas multicolores, atuendos de hombres de la prehistoria, reinas, princesas, lentes descomunales con armazones de arcoíris que reducen, en apariencia, los rostros sudorosos de quienes los portan; es el Carnaval, el ánimo de fiesta que perdona la extravagancia; días de risa y baile.

La hotelería no puede recibir un huésped más. Los centros de hospedaje son un venero de hombres y mujeres, niños que a la carrera salen a la calle en busca de su asiento. Boleto en mano, se apresuran a la puerta que les permitirá el acceso a la diversión.

El Carnaval, una muestra de que Veracruz sabe reír y cantar

En grupos, elementos de la policía vigilan el paseo, orientan a los fuereños que buscan algo, o que tratan de encontrar a algún familiar en un punto determinado. La música no cesa. La gente canta a ritmo de salsa, guaguancó, reggaetón, o lo que suene. El asunto es cantar y reír.

Imponentes, integrantes del Ejército Mexicano y la Marina Armada de México, impávidos vigilan. Los ojos van de derecha a izquierda sin que la cara siquiera se mueva un milímetro, atentos para resguardar el orden, y dispuestos para tomarse una foto con la jovencita que, nerviosa, les solicita la imagen. ¡Clic!, y la sonrisa de agradecimiento.

A su llegada, el Gobernador es recibido por la gente ¡Duarte, Duarte!, gritan por todos lados. Sonríe en medio de los destellos provenientes de las cámaras. Sonriente toma su lugar. El paseo es bullicioso, la gente termina de apostarse en sus asientos. Ahora sí, literalmente la fiesta inicia.

Las comparsas y los carros son todo un tema de ingenio, por los materiales con que fueron hechos, sus colores, letras, y también son un reto a la gravedad. Las enormes plataformas se balancean de derecha izquierda por el fragor del baile, pues una guaracha insuperable le pone ritmo al paseo. La gente baila en sus gradas, chifla, anima a los bailadores, se rocían la cabeza con agua fresca para continuar con el paseo, que al menos se prolongará por tres horas.

El calor aumenta, la gente lo goza. Los paramédicos, atentos a cualquier llamado de emergencia, hasta el momento reportan saldo blanco. La gente disfruta y el sol, que no perdona, parece que también quiere gozar del baile. Las nubes desaparecieron. El cielo es azul profundo, y el sol, un astro que da ardientes gritos amarillos.

Han pasado decenas de carros alegóricos y un rostro famoso se deja ver desde lo alto. Es un artista de televisión. En este paseo, los asistentes pudieron captar imágenes de Sebastián Rulli, Ninel Conde, Pedro Sola, Marisol, quienes no dejaron de bailar y de saludar a sus adeptos. Ellos, respetuosos, agitaron la mano hacia el palco de Honor. Gustoso, el gobernador Javier Duarte, responde al saludo.

Las comparsas despertaron el ritmo hasta de los más escépticos. Algunos jóvenes reacios al baile acabaron cediendo ante el colorido curvilíneo de hermosas mulatas cubanas que arrebataron el calor y dejaron en su lugar suspiros profundos de varones que, a la primera, activaron el celular y la cámara para tomarles fotos.

Las chicas también tuvieron oportunidad de captar imágenes de algunos fornidos que, aunque no bailaron, hicieron alarde de su musculatura; el sol no los reblandeció. La comparsa continúo su camino, al igual que los gritos de júbilo.

Momentos antes, el Gobernador había dicho: “Esta es una oportunidad para que el mundo conozca cómo somos: alegres”, y el Carnaval es apenas una muestra de lo que son los veracruzanos: un pueblo que sabe reír y cantar.

 

 

Veracruz, El Estado Que Lo Tiene Todo … Mi Estado Ideal

Vive La Aventura – Dale “Me Gusta”

facebook.com/RioFilobobosVeracruz

 

 

 

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response

A %d blogueros les gusta esto: