Tuesday 22nd September 2020,
Turismo En Veracruz

Se extiende fandango jarocho a diferentes partes del mundo

El son jarocho se ha fortalecido en los últimos años y el fandango no sólo se encuentra en otros estados del país, sino también de Estados Unidos, Sudamérica y Europa, destacó el director del grupo Mono Blanco, Gilberto Gutiérrez Silva, una de las piezas claves en el resurgimiento del movimiento jaranero en México.

Afirma que el son jarocho ha contribuido a que muchos jóvenes no hayan tenido que emigrar, ha sido un factor de integración y convivencia familiar y tendría que ser enseñado en las escuelas porque forma parte de la identidad de los veracruzanos.

Promotor de los Campamentos de Son Jarocho en el sur de Veracruz a fines de los 80, donde realizó diez campamentos en toda una década que dio como resultado la creación de agrupaciones como Los Cojolites y los Arismendi; Gutiérrez Silva celebra la continuidad de este proyecto con el Encuentro Juvenil de Son Jarocho El Aguacero, que el Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC) realizará en Santiago Tuxtla.

“Estos campamentos que fueron respaldados por el IVEC, ya demostraron que son de mucha utilidad para que las nuevas generaciones conozcan la esencia del son jarocho, sus orígenes en la comunidad, de donde toma su fuerza, donde sus promotores naturales lo mantienen vivo; en su gastronomía, el vestuario y las artesanías”.

Comenta que estos encuentros de soneros marcarían el inicio para la enseñanza del son jarocho de forma escolarizada, para poder garantizar la trascendencia de este movimiento musical entre generaciones.

“La fuerza del son jarocho es que se trata de un movimiento comunitario donde hay promotores con actividades que no sólo tienen que ver con la música, sino con vestuario y gastronomía. El son ha contribuido a que muchos jóvenes no hayan tenido que emigrar y quienes salieron por diversas cuestiones, descubren que allá hay son jarocho y fandango que son parte de su identidad”.

Asimismo, el jaranero asegura que el fandango veracruzano ya se extendió no sólo a otras partes del país sino del mundo, “hoy encontramos esa manifestación artística en Guadalajara, Puebla, Tijuana, Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Madrid, Barcelona, París y hasta en Argentina”.

El director del grupo Mono Blanco, quien fuera nominado a un Grammy Latino por su trabajo con el grupo chicano Los Lobos y Lalo Guerrero en 1996, además de una carrera artística de 37 años, señala que el fandango ya se fue, que hoy es factible ver la fiesta jarocha por antonomasia en otras partes del mundo “y se ira expandiendo hasta que llegue a su lugar de origen que es África”.

Gilberto Gutiérrez nació en Tres Zapotes, en el seno de una familia ganadera por parte de padre y campesina por parte de madre. Se dedica profesionalmente a ejecutar la jarana y componer sones jarochos desde 1977, año en que funda Mono Blanco.

Ha recibido diferentes becas, entre las que destacan la Rockefeller, Bancomer, Conaculta y la National Endowmentfor the Arts, de Estados Unidos. En su carrera de difusión del son jarocho en la Unión Americana realizó el Fandango Project en el área de la Bahía de San Francisco, California, donde residió de 1993 a 1995.

Un año después, la Ford Fundation y el Guadalupe Cultural Center le otorgaron una beca para realizar una residencia en San Antonio, Texas, dentro del Proyecto Getaway; creando la obra teatral De jarocha a pocha, La Doloritas, año en que es nominado al Grammy.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response

A %d blogueros les gusta esto: