Tuesday 19th March 2019,
Turismo En Veracruz

Leyenda de Tepamcahuatl – El Rey Abandonado

Cuenta la historia que a la muerte de “Iztacoyotl” (coyote blanco), rey de Cuextlán, en el año de 1501 por una mordedura de serpiente, en un lugar que se llamo “coatl mancotl (víbora en el brazo, hoy Cuámanco municipio de Tepetzintla).

Tuvo que asumir al trono, “Tonametl” (rayo de sol) un joven sacerdote rico en sabiduría, en bondad y estrategia bélica, siendo un ejemplo a seguir ya que hizo prosperar en poco tiempo este imperio, intercambiando granos con otros pueblos de la costa y del centro.

Respaldado por el jefe guerrero Nacamacac (El Carnicero), servidor leal y fiel a su rey

Pero el destino es trágico y cruel, que en el año de 1516, en una aguerrida batalla, por el rumbo de “Huexotlan o Huejutlan” (donde abundan los sauces) en un  lugar que se llamó “Huazalingo” (lugar que arde o en llamas) contra los Aztecas al mando de Moctezuma Xocoyotzin (el jovencito sañudo de aspecto serio) acompañado por Cuitláhuac (excremento seco) general del ejército Mexica.

Muere Nacamacac  y deja en total abandono al rey Tonametl, que por este acto le empezaron a llamar “Tepamcahuatl” (el rey  abandonado).

Tonametl se vio en la necesidad allá por el año de 1517 de buscar entre sus guerreros a alguien que pudiese sustituir a Nacamacac.

Este vio muchas cualidades en “Yaotl Texiscóatl” (el guerrero huevos de serpiente), a este guerrero le dio toda su confianza y autoridad para velar por el bien de Cuextlán.

Solo que al poco tiempo Texiscóatl se sintió con gran poder, siendo tentado por “Nécoc Yaotl” (guerrero sembrador de discordias en ambas partes, quizás Tlahuelilo o el diablo).

Texiscóatl se insubordino y lo desconoció como rey, apresándolo junto con Huisnopala (espina de nopal)  y con sus más fieles sirvientes.

Tonametl ayudado por algunos indígenas logro huir de su cautiverio, también con sus sirvientes  a un lugar de la sierra, que se llamó  Huecapantepetl (arriba, o en lo alto del cerro).

Lugar al que los españoles bautizaron como San Juan N.  Troncoso, hoy San Juan “Kotontoctepetl” (cerro partido o sierra separada), donde estuvo refugiado hasta la llegada de los españoles.

En el año de 1533 llega hasta  Cuextlán una caravana de exploradores religiosos agustinos al mando de Fray Francisco de la Cruz, Fray Agustín de la Coruña y Fray Jerónimo Jiménez.

Caravana que fue asaltada por: Huisnopala,  Tonametl y sus sirvientes despojándolos de una campana como de 50 cm. de grande y una medalla con la figura de un gallito de oro como de una pulgada de grande.

 Luego emprendieron veloz huida de Huecapantepetl, por la zona de Tamoanchan, refugiándose en aldeas que antes dominó, pero era muy buscado por indígenas y españoles.

Acto que lo obligo a buscar un refugio seguro, en una cueva cerca de La Laja a la que llaman la casa abandonada “Ichancahuatl” pero también después la abandono por la proximidad de sus enemigos.

Hasta encontrarse un lugar muy apartado, donde construyó la aldea más pequeña y nueva de toda la Huasteca.

Allí ordeno que le tallaran una escultura para saber qué tipo de animal se había llevado a Texiscóatl.

Esculpiendo una cabeza de caballo que probablemente está enterrada junto a la campana y al gallito de oro.

La pequeña aldea fue llamada “Teopamcahuatl” (templo abandonado), que cuenta con siete estructuras piramidales, muy cerca de un lugar conocido como “El Ixtle” (significa obsidiana) donde el rey murió víctima de una pulmonía.

Después su fiel guerrero llamado “Huisnopala” (espina de nopal), partió tristemente y solo del lugar que no se volvió a saber de él, que se piensa que lo devoro Mitlantécuitl.

Según las gentes del lugar han escuchado la campana sonar y al gallo cantar cuando hace norte o cuando llueve.

También la han escuchado cuando termina el año a las 12 de la noche.

Versión documentada.  Compilada por José Reyes Nolasco

Existen otras versiones poco aceptadas como la leyenda de las sierras. (Versión popular)

Que nos habla de dos doncellas muy bonitas, que vivieron en constante pugna porque cada una se consideraba la más bella ante esta encontrada situación y queriendo terminar con ésta disputa.

La princesa invencible de la sierra ordenó se hiciera un concurso de belleza prometiendo como premio, un gallo y una campana de oro, para la que resultara ser la más hermosa de las dos;, pero fueron tantas las intrigas y tanta la discordia entre las doncellas, dio órdenes que Tépetl  estallando en cólera tuvo que intervenir.

Después de someterlas a una fuerte reprimenda, dio órdenes  para que fueran petrificadas en castigo a su desmedida vanidad.

Una de ellas fue convertida en la montaña que lleva el nombre de cuchizihuatl (la mujer dormida) lo que conocemos hoy como sierra de san Juan Otontepec, o Kotontoctepetl (cerros separados o partidos).

A la otra la convirtió en dragón y es la que hoy se conoce como sierra de Chontla o Xonkatlan (lugar de cabelleras o de greñas sueltas).

El gallo y la campana de oro fueron enterrados al pie del dragón, varios campesinos cuentan que han querido sacarlos pero que una gigantesca serpiente surge al instante, escapando y provocando la huída de los intrusos.

Cuenta la leyenda que desde años atrás, que el 23 de junio a las 12 de la noche en vísperas del día de San Juan, se escucha con claridad el sonido lúgubre de la campana de oro y el armonioso canto del gallo anunciando el despertar del nuevo día de fiesta para el pueblo.

Cortesía “Cuextécatl Volvió a la Vida” – José Reyes Nolasco

 

Veracruz, El Estado Que Lo Tiene Todo … Mi Estado Ideal

Vive La Aventura

www.veracruztravel.com.mx

 

 

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response

A %d blogueros les gusta esto: