Friday 01st July 2022,
Turismo En Veracruz

El metlapil, arte-objeto de valor identitario

Prófugos del metate de Gloria Carrasco es una instalación escultórica, que aporta una mirada intimista, fuertemente matizada por su entorno social; donde la escultora asume un acto de resistencia en favor de la defensa de la identidad.

Escultura-objeto modelada en barro, donde la figura del metlapil se instrumenta como “un objeto arraigado en nuestra identidad cultural, con un profundo significado simbólico y testimonial; ícono de condiciones de género geográficas, económicas, laborales y sociales.

La muestra será inaugurada este viernes 16 de mayo a las 20:00 horas, en la Capilla del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC), como parte de las exposiciones y muestras plásticas del Recinto Sede en el Puerto de Veracruz.

La exhibición aborda el empleo de un material escultórico tradicional como es el barro, donde Carrasco nos muestra el metlapil en su forma elemental, “sus cualidades plásticas de gran potencial expresivo como soporte para desarrollar un proceso creativo a través de interpretar, intervenir, revestir, alterar, trastocar e incorporar diversos elementos para descontextualizarlo como objeto y así resignificarlo como generador de ideas”, afirma el escultor Manuel Velázquez Torres.

Señalándonos que “entreteje con su prolífera producción una de las poéticas más comprometidas con la escultura en cerámica”. Gloria Carrasco estudio Licenciatura en Arquitectura en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), Maestría en Urbanismo en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Cerámica en la Escuela de Diseño y Artesanías del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Cuenta con exhibiciones en diversos espacios y centros culturales como el Museo de la Secretaria de Hacienda, Museo de Arte de Tlaxcala, Universidad del Claustro de Sor Juana, Galería Lourdes Chumacero, Galería del Palacio Nacional, el Centro de las Artes de Oaxaca y la ex Escuela de Cristo en Aguascalientes.

En el extranjero, su obra se ha exhibido en el Museum of Art de Nuevo México, National Gallery Panevezys en Lituania y el Instituto Cultural de México en París. Su obra se encuentra en colecciones particulares en San Angelo Museum, Cite de la Ceramique en Sevres, Francia, y Ceramic Art Museum de China.

En sus primeras muestras Gloria Carrasco nos llevaría por temas relacionaos con la corteza terrestre, la geología, ríos, montañas, tópicos abordados en La Tierra no es plana, y que ahora en Prófugos del metate se aleja de los grandes formatos y nos muestra 36 piezas de arte objeto y nueve instalaciones, atisbos de temáticas sociales como la violencia de género, el narco, las formas de producción, el comercio y el cambio en la comunidad, retratados por la expresión artística de su autora.

“Los recursos plásticos y criterios de montaje están puestos en función de resaltar esta mixtura entre formas antiguas y contenidos actuales”, dice Velázquez Torres, a lo cual Maliyel Beverido define: “el metlapil es, literalmente, el hijo del metate, el vástago de la roca, un brote del hueso de la Tierra reservado a tareas cotidianas y ancestrales. Y el metlapil quiere también trascender su destino”.

Sus obras constituyen imágenes intervenidas por un conjunto de connotaciones en franca confrontación con la forma que encarnan. El quehacer escultórico multiplica así sus potencialidades expresivas con la recuperación de las prácticas artesanales y con la asimilación de las prácticas contemporáneas, en función de una propuesta signada por la vocación identitaria.

Se trata de utilizar el objeto en su condición de referente y sobre todo, en su condición de significante cultural, cuya conexión sanguínea con la identidad no admite las distancias de una interpretación netamente cultural y esteticista, mostrar a través de indicios otras caras de un objeto a través de la cerámica y el cambio de significado; se trata de un objeto que representa el pasado en la búsqueda de un lugar en el presente.

“Entre el metlapil y el metate se muele el grano, se revienta la semilla, se preparan las harinas y las salsas, es decir, es la base del sustento y sus añadiduras. Cetro del reino femenino, el metlapil representa la soberanía de la humildad”.

En otros tiempos era uno de los enseres más preciados de la casa, formaba parte de la dote matrimonial, romperlo sugería un agravio. Gloria Carrasco muestras sus metlapiles con la textura del barro, delicados acentos de engobes, esmaltes, pequeños detalles.

Aborda el metlapil imitando la seguridad de la roca con la fragilidad del barro, guardando su silueta esencial como soporte para distintas interpretaciones lúdicas. El metlapil escapa así a su uso original y se reviste, se desviste y se trasviste para expresar usos y significados nuevos”.

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response

A %d blogueros les gusta esto: